top of page

"Cumbres Borrascosas", Emily Brontë


Cumbres Borrascosas
Portada de la obra

1.ª  edición: Wuthering Heights, London, Thomas Cautley Newby, publisher, 1847 (publicada bajo el pseudónimo de Ellis Bell).

Ejemplar leído: Editorial Círculo de Lectores, 1987. Traducción de Carmen Martín Gaite. 335 páginas.


Al comenzar la lectura la relación entre los personajes resulta confusa, por lo que espero que el siguiente cuadro sirva de ayuda a los futuros lectores. La novela se desarrolla en dos escenarios: Cumbres Borrascosas, la casona familiar de los Earnshaw, situada en una colina, y La Granja de los Tordos, una residencia más humilde, pero confortable, en un valle a unos 5 km de la casa principal, arrendada a la familia Linton. Transcurrirán unos 30 años y nos relatará la historia de tres generaciones (1.ª, 2.ª, 3.ª) de esas dos familias: los Earnshaw y los Linton.


En la contraportada de esta edición te anuncia «la más bella historia de amor que haya sido escrita». Uno se imagina algo muy diferente a lo que luego se encuentra. Es una novela descarnada, oscura, en la que el resentimiento y el odio son los sentimientos que sobresalen en el maremágnum sentimental extremo que surge de estas páginas.

Resumen de las familias de la obra
Cuadro realizado por D. S. Martin

Los protagonistas pertenecen a la burguesía, pero la voz que escuchamos es la de la ama de llaves, la señora Ellen Dean, Nelly. Su voz es siempre la voz de la razón y el sentido común, aunque sus intervenciones no podrán parar, incluso impulsarán, el curso de los acontecimientos. El relato de Ellen Dean sobrevuela y juzga, como un Pepito Grillo, las pasiones incontroladas, las debilidades y los vicios de los protagonistas. Como les decía, estamos en la Inglaterra burguesa de principios del XIX, en un escenario rural donde los acomodados viven de las rentas; los criados domésticos (Joseph, el puritano lector de la Biblia, Zillah, la cocinera simplona) tienen un papel secundario y los trabajadores de la granja prácticamente no aparecen. De hecho, la yegua de Cathy,  Minny, tiene un papel más importante que ellos. Por el contrario, el médico, el señor Kenneth, y el nuevo inquilino, el señor Lockwood, a quien Ellen Dean relata toda la historia, son tratados como señores. En este sentido, el tema de la herencia y las posibles consecuencias económicas de los posibles enlaces –y defunciones– se abordan con asiduidad y naturalidad: tal es así que el dinero, tenerlo o no, es uno de los principales motores de la trama.


Igual de naturales y sinceros son muchos de los diálogos y aseveraciones que recorren la novela, un reflejo, sin duda, de la inteligencia de la autora. Los protagonistas se confiesan sus verdades sin tapujos, y las lúcidas reflexiones de Ellen permiten al lector desprenderse del mundo opresivo de Cumbres Borrascosas. Frente a este narrador justo y clarivendente, los personajes deciden su destino de forma totalmente irracional, arrastrados por la pasión o domeñados por sus defectos. Hay poco espacio para la bondad y la alegría; solo los libros y, en ocasiones, la naturaleza, son remansos de paz en la turbulenta vida de estos personajes.


Es una de las mejores novelas románticas, pero poco tiene que ver con el manido concepto de “amor romántico”. Su lectura engancha porque el lector intuye que hay algo más detrás de esos personajes atormentados, lisiados emocionalmente, sometidos a un destino del que podrían huir, pero no lo hacen. Y sí, al final, en una sorprendente vuelta de tuerca, Emily Brontë nos ofrece una nueva perspectiva sobre su novela. Pero eso, naturalmente, no se lo voy a desvelar.

   

D.S. Martin

3 comentarios

3 коментарі


Гість
24 черв.

La leí hace mucho mucho tiempo y recuerdo que me gustó, tanto la descripción de los personajes y sus relaciones de amor-odio como del inhóspito paisaje del páramo.

Вподобати

Гість
24 черв.

Interesante y atractiva reseña. Ese "romanticismo" convulso, propio de las clases acomodadas de la sociedad inglesa decimonónica, está especialmente bien reflejado en esta obra canónica. Los sentimientos positivos y, sobre todo, los negativos (la vida misma) se amalgaman magistralmente en esta novela, bajo la mirada atenta, sencilla y razonable de la voz que representa la clase baja de una sociedad estamentaria. Y, cómo no, la naturaleza representa su papel y tiene mucho que decir. Imprescindible lectura.

Gracias por el gráfico explicativo de los personajes.

Вподобати

Гість
23 черв.

No la he leído. Se me van a acumular las lecturas. Muchas gracias


Вподобати
bottom of page