top of page

El equipaje

Él se hace el equipaje y me consulta,

dulce, torpe, sonrisa perdida

en boca perpleja.

—Ya metí unos calcetines —sumiso,

niño.

—¿Y los pies? ¿ Te acordaste de meter los

pies?

Pasmo de ojos,

escombro de uñas pueriles

escarbando nubes,

arrobo de mejillas trémulas

rogando caricias.

—Pero ¿si guardo los pies, cómo conduzco?

Amor. Infancia. Alma.

Ternura que afloja la desesperanza.

Perplejidad de haber sido

y ya no ser.


Equipaje abstracto
Fuente: Freepik

AnRos

1 comentario

1 Yorum


Misafir
14 Şub

Son dos adultos los que comparten ese momento tan especial de hacer la maleta, pero la mirada de ella se posa suavemente en él, que es de nuevo un niño, el niño que fue. Las palabras, tan ingenuas, tan puras, nos confirman esa transmutación. Las imágenes -escombro de uñas pueriles escarbando nubes- sitúan al lector en un espacio al otro lado del espejo que nos devuelve la imagen más tierna de nosotros mismos. Lo que hubiera podido ser reproche de pareja (¿ Y los pies?...) se convierte por obra y gracia de la poeta en un instante repleto de amor.

Beğen
bottom of page