top of page

Silencio en la fuente


Fotografía realizada por NeiRma

Calles dibujadas en un plano mental, que no se ven en noche apagada. Silencio. Silencio. Risas apagadas. Silencio. Pasos. Pasos sobre el asfalto desgastado. Silencio. Una luz en forma de sonido. Débil. Cercana, pero muy baja. Ojos cerrados. Movimiento quieto. Sentidos alerta. La noche está cerrada y tiritan, doradas, las estrellas a lo lejos. Silencio. Se oye de nuevo. Un fluir de vida. Un alegre tintineo sobre las rocas eternas. Silencio alrededor. Está cerca. Despierto. Me acerco. Lo veo. Lo siento. Cierro los ojos. El agua se desliza vital como la noche, rápida como las nubes en el cielo oscuro. Silencio en la fuente.


NeiRma

2 comentarios

2 kommentarer


Gäst
09 okt. 2023

Por eso, a veces, cuando caminamos en la noche hacia la casa, bajo el miedo incierto que producen las pisadas imaginadas de las sombras, escuchamos el gemido de sus aguas inocentes, y nos suena a ese lamento oscuro que rumia la tierra por debajo de nuestros pasos.

Gilla

Gäst
09 okt. 2023

Que no nos falte nunca el sonido pueril de las fuentes entre ríos, entre montes, entre pinos...

Las fuentes son las canciones de las ninfas, de las nereidas, de las náyades, que lloran la ausencia deseada y amada de sus elfos, de sus posesiones, de sus dioses panes con flautas de hojas que saben enamorar.

También son su llanto.

Que no nos falte ese rumor a vida subterránea, porque por aquí arriba poco hay que escuchar ya.

Agradecemos a las fuentes su sonido cantarín ronco, su chorro de agua cansada de tanto esfuerzo por subir al cielo desde sus profundidades que huelen a útero eterno.

Gilla
bottom of page